Mis prácticas en “Los Montalvos”…

Para mí trabajar en la Unidad de Cuidados paliativos en Salamanca ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida puesto que me ha hecho crecer como persona y como psicóloga. Desde esta unidad me han enseñado la parte práctica más humana de la psicología ya que al trabajar con este tipo de población te hace valorar aún más si cabe la vida.

Siempre se tiene mucho miedo a este tipo de unidades puesto que las personas con una enfermedad avanzada, muchas de ellas, fallecen en una cama de hospital, pero valorando el trabajo desde el prisma de la psicología, uno se da cuenta que es un ámbito precioso para trabajar porque ofreces unos servicios en forma de ayuda que las personas que se encuentran inmersas en esa situación, lo valoran positivamente.

Mucha gente cree que el trabajo de un psicólogo en estas unidades es nulo, que no hacen nada y es este tipo de gente la que desconoce por completo la labor de un psicólogo paliativo. Gracias a mis tutores que me han enseñado cómo realizarme como psicóloga en este puesto de trabajo, he aprendido a empatizar, comunicarme en situaciones muy delicadas con los familiares de pacientes, a intervenir en duelo y a convivir mano con mano con personas que están en el final de su vida.

Lo que más me ha sorprendido es el servicio proporcionado por todos los implicados en una planta de cuidados paliativos, desde médicos, enfermeros, psicólogos, trabajadores sociales, limpieza, etc. Cada uno de estos agentes aporta su granito de arena, pero más en particular con el trabajo del psicólogo puesto que ofrece un apoyo importantísimo a familiares que lo solicitan, les da información sobre el proceso por el que están pasando y el devenir, se les acompaña en estos momento tan duros y desconocidos.

Ahora está en auge la llamada de tantos psicólogos y personas que piden más profesionales de este ámbito en atención primaria y es por esto precisamente, por lo que debemos luchar los psicólogos. Lo que más me ha llamado la atención han sido las palabras de agradecimiento de los familiares que nos han hecho llegar por el trabajo realizado y las intervenciones llevadas a cabo. Siempre nos mencionan que no sabrían superar una situación tan dura ellos solos. Creo que esto debería quedar recalcado en la sociedad, se necesitan psicólogos para ayudar a personas que por sí solas no tienen las suficientes herramientas como para superar situaciones en momento difíciles y quitarles este servicio, sería dar un paso atrás en el ámbito sanitario y social.

Sara Olloqui Sáenz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.